Archivo de la etiqueta: saxo solista

Pocos se lo hacen solo con un saxo, de Fela Kuti hasta Courtney Pine

Ha sido una gran sorpresa poner la cinta grabada de Yo Yo Kilili, rescatada de la buhardilla de mi mujer, con muchísimo cariño. Yo Yo Kilili fue una formación con la que descubrí la magia de la improvisación y la madre de toda música secular, la música africana. Fue hace diez años, cuando vivía en Edimburgo.

El repertorio consistía en piezas de Rabih Abou Khalil (Líbano), Ali Hassan Kuban (la castigada, Nubia), Radio Tarifa, Abdel Gadir Salim, y otros tantos artistas anónimos, y canciones tradicionales, rescatados de cintas vírgenes que guardaba con mimo envidiable el bajista, Dmitri Ussanov. El gutarrista, Philip Adie, diestro en el flamenco y en la improvisación, y el percusionista Guy, de Salsa Céltica (recomiendo pinchar en el enlace, tienen muy buenos vídeos), son los únicos que disponen un rastro online.

El saxo era la única voz del grupo, apoyado en tablas hindús, jembé, cajón y darbuka, bajo, laud y guitarra eléctrica. Era una frikada, melodías rítmicas con paso a la improvisación. En los tres primeros temas, me he escuchado con fuerza, lo que me ha recordado que sólo hace falta amar lo que tocas para llegar al público, y liarla :). Pero después… ay después. Las frases dejan de tener sentido, y ante la agonía sólo soplo con más fuerza y menos cabeza. Agonizo. Arrastro al grupo, y estaría mejor calladito. Sólo resurgiré en el último tema, un tema genial de Najat Aatabou.

Y es que yo no soy líder musical. Me encuentro cómodo de side man. Necesito tomar un respiro, dar de beber al Hommer que llevo dentro, y bajar a ver a mis colegas. Vamos, que soy más vaguete 🙂

Es importante saber dónde encajas. Para liderar un grupo hay que tener ciertas cualidades que no tenemos todos los músicos. Ejercer de líder, vacilando al público, dando el espacio que cada músico necesite, ser siempre el punto de retorno, abrir y cerrar las canciones con la misma diligencia.

Sólo en el jazz han abundado saxofonistas (en general, vientos) líderes musicales, a partir de la década de los 50, y no suelen brillar por tener chispa oral con el espectador, sino por su virtuasismo. Las estrellas saxofonistas que rompieron con la barrera del jazz, y alcanzaron otras audiencias, comenzaron a surgir a partir de los 70.

Fela Kuti

Fela Kuti (rey del Afro-Beat) fue el primero, y quizás el de más relevancia, pues su música estaba fundada en su denuncia social, resumida la máxima: Free Nigeria. Le costó la vida a su madre, y años de prisión a él. Arrastró masas. Mi canción favorita es la balada Trouble Sleep Yanga Wake Am.

Kenny G, abanderado por su saxo soprano, es de los pocos que ha conseguido posicionarse entre las masas como saxofonista solista de pop, y traspasar las fronteras de EEUU en esta modalidad.

Maceo Parker es un roady, capaz de poner cualquier sala en pie, a ritmo de su groove funky, we love you, formado en la antigua banda de James Brown, y ahora también abanderado saxofonista de Prince. Sin duda de mis favoritos.

Courtney Pine, pop/electro/jazz, llena las mayores salas del Reino Unido desde los 90. Un virtuoso pa flipar.

Candy Dulfer, saxofonista funky danesa, la apodan la Maceo Parker femenina, por similaridad de estilos. Más fría ella, pero vale la pena verla en directo.

King Curtis, funky, famoso por su Memphis Soul Stew, dejo vídeo.

Qué poquitos puedo contar. O no soy el único saxofonista que prefiere refugiarse tras el talento de otros líderes musicales, o es realmente difícil hacértelo solo con el saxo.

King Curtis & The Pimpkings, Memphis Soul Stew

 

Anuncios