¿Quién manda en la industria musical?

Siguiendo las leyes del mercado, cabría contestar al titular de este post repetidas veces: es el fan, el fan, el fan, el fan y el fan. Pero la evolución de la industria invita a dudar sobre quién tiene el control de la misma, si es el fan, o si éste prefiere ceder el control del timón a otros ya que, decidir y ser responsable de dónde ha de ir el barco, que es siempre una acción más incómoda que rendirse al papel de pasajero. ¨Que me digan qué es lo que hay que escuchar, que tener un criterio propio da demasiada pereza.¨

A modo de metáfora podemos mencionar un fenómeno muy común en el mundo de la moda. ¿Sabe el consumidor de Zara realmente lo que quiere, o prefiere rendirse a las sugerencias de los escaparates de Zara, y de lo que visten los de su alrededor?

Las discográficas saben que la audiencia se rinde a los artistas que ellos producen, porque son irreales, son sueños en las mentes de los fans, reflejo de ilusiones de cualquier ser humano. Warner ejerce éste poder y pone en jaque a last.fm. Warner no quiere hacer uso de la paciencia y esperar a que last.fm evolucione hasta ser una fuente de ingresos rentable, y les exige más. Servicios tan novedosos como last.fm están en fase de experimento, pero una empresa tan tradicional como Warner ni sabe ni quiere entenderlo, sólo quiere su dinero. Nada que ofenda al sentido común.

Pobre fan, se sentirá frustrado al introducir en la radio de last.fm ¨Stairway to Heaven¨de Led Zeppellin y no encontrar nada a cambio. Menudo rompecabezas para la directiva de last.fm: ¿cómo atraer a los fans, si no disponemos del catálogo más deseado?

¿Quién manda pues, en la industria musical? La posición dominante que otorga un gran catálogo musical permite a las grandes discográficas ejercer su poder, saben que se las necesita. Lo que es una verdadera pena, es que lo hagan contra inocentes, creyendo que el intercambio de música p2p, y la piratería, es la fuente de sus desgracias. La música se consigue gratis donde se quiera, ya no es el modelo de negocio, y no hay nada que nos pueda frenar a los fans para conseguir la música que queremos. Ser propietario de la música que escuchas, es un diferencial completamente irrelevante.

Semana pues de toque de autoridad de una de las grandes, Warner Music, que demostrando que poco negocio se puede hacer sin ellas ya que con ausencia de su catálogo, el fan se largará. Una pena que esa autoridad se vea ensuciada por la sinvergüenza de demandar a Pablo Soto, creador de software p2p

Online Music en el First Tuesday

Vaya casualidades. Resulta que hoy es el primer martes de la semana, y que coincide con el lanzamiento del nuevo diseño de Nvivo de Carlos Sánchez, y que a su vez coincide con el Primer Martes (First Tuesday) dedicado a la Música Online que tiene lugar en Barcelona

El First Tuesday de Barcelona, cuenta además con las ponencias de Miguel A. Diaz Ferreira, Fundador de Red Karaoke, y del veterano de la industria musical, Kiko Fuentes, ex-Country Manager de Warner Music Spain. Expectante quedo ante lo que se discutirá en un foro representado por perfiles tan diversos.

Siempre he odiado el Karaoke. Sin embargo, Red Karoke me parece una estrategia acertadísima en ingeniar nuevas maneras de que los fans se acerquen a la música, y auguro muy buenos resultados en el acercamiento de los fans a los artistas, y en un futuro de la industria musical que, insisto, será basado en una experiencia completamente diferente a lo conocido hasta que internet irrumpió en nuestras vidas. Mi odio por el karaoke es directamente proporcional a la popularidad de su éxito. Desde que se puso de moda, no dejan de sorprenderme amigos que desean rematar las copas en un bar que disponga de equipamiento karaoke. Añadamos a eso la larga experiencia de Miguel Angel en Terra, Vocento, Yahoo o Ya.com, y juzguen ustedes mismos.

Kiko Fuentes tiene una larga experiencia como consultor de la industria musical, particularmente en Warner Music España. Pero de todo lo que sugiere su CV, me vuelve loco conocer en qué consiste Yes.fm, actualmente en Beta cerrada, y a la que espero ser invitado pronto. ¿Serás tú, querido lector, el generoso que me invite?

Lego musical

La música, además de bella, es abundante. Son millones y millones los que, bien profesionalmente, bien por mera afición, suben contenido a la red para compartir sus canciones con sus fans.

Al fan se le plantea el problema que es poder digerir tal cantidad de música, seleccionar y finalmente consumirla. Esto último es lo que desean todos los que se ganan el pan con este arte, que el fan consuma para así poder seguir trabajando tranquilamente en otros proyectos. Este problema, es la clave a tratar si se trata de una musical.

Las librerías de iTunes de un joven iPodizado ascienden a figuras de hasta 50,000 canciones que el pobre iPodizado no sabrá consumir. Gestionar la abundancia de esta oferta es por tanto la clave para tener éxito en el nuevo panorama musical, pero muchos, como Lala music, no saben entenderlo. La mayoría de portales que ofrecen descargas de mp3 todavía se creen que un mayor catálogo musical, o el hecho de que el fan se sienta propietario de sus canciones, son las motivaciones por las que el fan les elegirá.

El fan quiere disfrutar, y cada fan es diferente. O, mejor dicho, dentro de un fan hay muchos fans. En ocasiones, nos reducimos a la simpleza de querer escuchar la canción del verano, pero en horarios más íntimos, tal vez queremos explorar nueva música, cambiar a la música clásica, o que nos hagan una buena recomendación, sin más. La larga cola, fácil de explicar, difícil de satisfacerla.

De la mano de Zune, MySpace está contemplando la posibilidad de incentivar a artistas Indie. Los fans de esta música tienen perfiles que encajan divinamente con los del consumidor tipo de internet. Zune quiere robar usuarios a iTunes, y cree que una alianza con MySpace bajo esta iniciativa le reportaría los resultados deseados. Si MySpace ya se había atado las manos con los acuerdos llevados a cabo con las principales discográficas, proceder con este tipo de prácticas lo reduciría a ese público objetivo. No nos engañemos artistas, MySpace vela desde hace mucho tiempo por sus inversores, no por la promoción musical.

El fan tiene la máxima palabra para dictar qué servicio streaming o de descargas musical resultará exitoso. Decide con sólo un click, no le puedes encerrar. El fan quiere horteradas, quiere heavy metal, quiere cantautores, quiere Ska, quiere jazz… quiere buenas recomendaciones, quiere música actual, por qué no de los 80, de otro siglo, de otro país, de otra región, del concierto que asistió anoche, quiere que no le des la brasa con publicidad, … Y el famoso CD cede el papel de protagonista para ser equivalente a una pieza de Lego en una gran nave espacial, castillo, o ciudad virtual. El Tren Espacial de Lego que los RRMM dispusieron en mi zapato allá por mis 10 añitos era mi objeto de deseo, no las piezas que lo constituían.

La excitación que recorría el cuerpo de todo aquel que antaño se adentraba a una tienda de discos ya no vendrá dictada por la acción de buscar, encontrar, y comprar. Internet otorgará el éxito a todo aquel que acierte en nuevas maneras de volver loco a los fans, seguramente de una manera diferente a lo conocido hasta ahora, y ciertamente gestionando un catálogo musical que es ya demasiado grande para digestión de las pocas neuronas de un servidor, declarado amante de la música, o sea fan.

iTunes, Amazon mp3, eMusic, Imeem, y un largo etcétera. Tú eliges dónde poner tu disco a la venta, y también dónde el fan pasará un mejor rato descubriendo y disfrutando música.

Unaplauso a la conversación

Atrás en Octubre del año pasado dejé caer la crítica de Unaplauso por no disponer de blog. Se me antojaba que una empresa cuyas actividades se desarrollaban en internet, no tuviera voz propia en el medio. Hoy por hoy, esa voz lleva casi siempre formato blog. Ya está, Unaplauso inaugura blog.

Además, si lanzaron su nuevo diseño allá por Diciembre, siguen trabajando duro y evolucionando hacia una red social de artistas y promotores. De la misma manera que Sonicbids en EEUU, en Unaplauso.com el promotor puede anunciar eventos para interés de los artista, y viceversa. Se trata de casar la oferta y demanda de actuaciones cuando se organiza un evento. Como se puede apreciar en la imagen, los anuncios a publicar pueden ser de oferta o de demanda.

Poner en contacto a artistas y profesionales del sector, de acuerdo con los eventos que se van organizando, tiene todo el sentido del mundo, y creo recordar, también es la razón por la que comencé este blog. El desafío de Unaplauso pasa ahora por posicionarse con esta intención, que se refleje en la web, y a la vez desarrollar una capacidad prescriptora entre su contenido. Ese contenido que tanto abunda en la web, y que por tanto es tan difícil de gestionar, que son los artistas.

Esta música es la leche

Si me dicen pirata, pienso en El Corsario Negro de Emilio Salgari cuyas aventuras me embaucaron en mi niñez, o tal vez en el ingenio del capitán Jack Sparrow que encarna Johny Depp en los piratas del Caribe. Si se lo dicen a una víctima de un pirata, seguramente le asalten muertes, atracos, y vandalismo. Nuestra mente reacciona de la manera que la experiencia le ha enseñado.

Eso pasó con el auge del p2p, y la posibilidad de compartir música gratis. Los medios nos hicieron tomar conciencia de que compartir era delito, y de que el término música estaría relacionado con piratería, robo, o más pacíficamente, píllalo gratis.

Si mi conciencia hubiera dado a luz hace unos pocos años, pensaría que la música tiene algo de todo eso. Que la música es tema delicado, y que su delicadeza la sufren sus creadores, los artistas, que navegan en barcos de casco un tanto frágil. Por fortuna, mi conciencia era ya adulta cuando la música tomó esta forma. No pueden decir lo mismo las empresas que buscaron oportunidades entre todo este embrollo, y cuyos fundamentos se cimientan sobre la filosofía de la música gratis, caridad hacia los músicos, y la raya de la legalidad.

Mi ruta por estas ¨nuevas¨ webs musicales comienza por Napster. En su homepage me comentan la disponibilidad de 6 millones de canciones, a 0,99€ mp3, o por una tarifa plana. Yo me confundo con telefónica, o me huelen a lo mismo, vaya. En Amazon mp3 me encuentro con lo más descargado y las ofertas del día, casi como El Día -valga la redundancia-. iTunes me habla de películas, audiobooks, TVShows, podcasts… y además me siento como en casa, porque yo soy ya del club, ¡todo el mundo tiene un iPod! Imeem me propone, de primeras, montármelo yo solito y hacerme mi playlist, que no sé yo si hoy me apetece… emusic me pega un grito, ¡50 canciones gratis! por favor, cómo si no tuviera todas las canciones gratis que yo quiera. Pásense por Jamendo, Magnamusic… más gratis ¡más vulgaridad! Encima, para arreglarlo, me dice en la parte inferior de la página ¨get your music¨ . Ay si supieran que mi sobrina aprendió a conseguir sus canciones en internet, mucho antes de saber que los Reyes Magos existían. En We7, de Peter Gabriel, leo algo de streaming, y también de que si quiero pago, y que si no, te robo tu tiempo mediante incursiones de cuñas de publicidad.

No sé qué piensan ustedes, pero yo no tengo este recuerdo de la música. Sí tengo memorias de paseos por las calles de ciudades, sorprenderme tras una oscura esquina una tienda de discos poco visitada, hurgar entre sus telarañas, descubrir sorpresas, llevármelas a casa, comprármelas y de padecer efectos colaterales como súbitos subidones de adrenalina. Similares sensaciones recorrían mi cuerpo cuando me atrevía mi pie en las tiendas de Londres de Tower Records o Virgin.

Cuando las pasiones se desestiman porque sí, empiezo a pensar que esta música es la leche… o perdón, quizás sea más propio decir ¿es la leche rica en calcio, es la Omega 3, o esto es la desnatada? ¡ O será que al final nos bebemos lo que nos echen!

Gestionar tus propias entradas, cada día más fácil

Que el oligopolio está establecido en el mercado español de entradas para eventos es de sobra conocido, como lo es también que éste muera del éxito que durante años le ha garantizado las barreras tecnológicas gracias al progreso de la tecnología, y a aquellas personas que han sabido utilizarla. En España, esta posición de abuso tiene el nombre de Ticktackticket, empresa con la que ningún cliente parece estar contento, ni los fans, ni los promotores.

A los fans no nos gusta pagar un extra porque sí, queremos precios más baratos, porque nos queda sentido común. Los promotores quisieran tener acceso directo a sus ventas y conocer a sus clientes, pagando poco o nada. También los promotores tienen sentido común. Ticktackticket no parece querer entender el paradigma del sentido común.

En La Fira de Vila Seca al Carrer tuve la oportunidad de conocer al equipo de La Casa de la Música, quien me introdujo a su sistema de ticketing, pensado para la autogestión del promotor o el artista. Consiste en un software que permite configurar tus puntos de ventas, y vender a tus fans directamente, proporcionándoles las entradas en su casa, mediante impresión en un A4 con código de barras. Además, el promotor puede configurar la entrada para incluir la publicidad que quiera. Codetickets cobra sólo un variable sobre las entradas vendidas, sin más intermediarios ni imposiciones. Muchachito Bombo Infierno, por ejemplo, ha optado por esta opción.

Secutix es otro proveedor de servicio de ticketing con bastante presencia en nuestro país. Prueba de ello son sus recientes notas de prensa sobre nuevos clientes como Renfe, CentralMusical, el FIB, o RedCampus. A mi entender, las tarifas son un poco más altas que las que ofrece Code Tickets, pero vale la pena echarle un vistazo dada su extendida experiencia. La lista de servicios de ticketing se extiende por todos los países, todos ellos enfocados a la autogestión y eliminación de intermediarios.

Cada día es más fácil autogestionar el directo, sea cual sea la envergadura. Esperemos a que estos sistemas comiencen a operar en la web con fluidez, y en unos años veremos a unos Ticktackticket, y Cajas de Ahorro, recordar aquellos tiempos de vacas lecheras vendiendo entradas.

Lecturas relacionadas en esDiferente:

Cambio derechos de autor, por derechos de reventas de entrada

Live Nation cambia TicketMaster (Ticktackticket) por Eventim

La música de nillo86

Nota: Este post se sale del habitual análisis de tendencias de promoción de artistas en la web. En su lugar, os invito a que se conozca un poco mejor, mi faceta saxofonista.

Se supone que un blog se diferencia de los medios tradicionales entre otras cosas por permitir al autor expresarse en primera persona. A mí me llena de vergüenza mostrar mi lado artístico, pero huir de mi yo musical sería contradictorio a tener un blog que persigue unir fans con artistas.

El pasado sábado actué en el Lichtblicke festival en Düsseldorf. Dejo testimonio de mi grupo, el evento, y mis siempre mejorables soplos por el saxofón. Una pena que el tiempo no acompanara, lo que tiene la meteorología por estos lares.

The Commitments – Mustang Sally

Long Train Running


 
y una joya de cantante, Sonja, que se nos marcha del grupo. Quién se atreve a decir que Sonja no triunfaría en los grandes escenarios!