Archivo de la categoría: Fan de la música en internet

AC/DC dice no a iTunes

Esta es una noticia digna de correr por internet en estos días a más velocidad que George Bush por los despachos de sus asesores de economía ¡y qué promoción tan eficaz para iTunes y el lanzamiento del nuevo álbum Black Ice!

Como siempre, lo triste es poner dicho anuncio en boca del guitarrista Angus Young, maniobra que me atrevo a atribuir a los managers del sello Columbia Records, o de la discográfica Sony BMG, sin sentir ningún pudor por la demagogia que ello supone, cuando al pobre Angus, como gran guitarrista que es – y millonario -, la batalla de esta industria discosáurica se la refanfinfla. No me extraña, las riñas de los managers de Apple y Sony BMG deben resultar tan aburridas como absurdas.

Maticemos. Angus Young defiende la idea de vender el álbum como lo conocemos hasta la fecha, y se opone a la idea de vender canciones individuales, porque ése no es el arte que él y su banda defienden, sino el álbum completo – iTunes comercializará el álbum, pero no ofertará las canciones de manera individual-. Bien es cierto que al genio le falla la memoria, ¿acaso AC/DC nunca comercializó singles? Defienda el álbum o el single, el consumo de la música ya ha cambiado, y sus canciones circularán individualmente para muchos, y en formato álbum para los super fans de AC/DC. No se pueden poner barreras al campo, y decir un no a iTunes es equivalente a cercar el prado con papel de fumar. Debería despedir su manager por sembrarle tanta confusión. Por dios que no se extienda a los acordes de su guitarra.

Pero el tema de álbum vs. canción individual me resulta un paradigma interesante para el creador. Por gracia del señor, el “álbum” se estandarizó tan pronto la tecnología lo hizo posible. Los 45 minutos aproximados de un álbum eran un espacio suficiente para que el artista se metiera de lleno en un nuevo trabajo, y el oyente llegara al final de su reproducción sin cansarse demasiado. Es más, esos 45 minutos resultaban ser unos 90 en directo o más, perfecto para cuadrar también en un directo. Pero no todo resultó ser tan bonito, y los oyentes pecábamos de inocencia, creíamos que todos los álbums tenían que ser buenos por definición, cuando nos encontrábamos con que las casas discográficas nos promocionaban pegadizos singles de artistas blandurrios, que mostraban su mediocridad en el resto de canciones de un trabajo. Eso sí, las cuentas, para las discográficas, resultaban un tanto jugosas.

Estamos ante una nueva manera de consumir. Dichas producciones mediocres no sobrevivirán porque ahora ya podemos comprar cuantas canciones individuales como nos plazca, y además preescucharlas en múltiples plataformas streaming antes de proceder a la compra. Además, queremos las dos opciones: álbum y/o canción. Si no estamos seguros, compraremos sólo una canción, y si las opiniones que circulan por la red son positivas, a lo mejor compraremos el álbum, o hasta iremos a un concierto.

Eso sí, para el artista, el “álbum” sigue siendo un tiempo óptimo para concentrarse en un nuevo proyecto. Eso si no eres Frank Zappa o un genio igualmente extrovertido, cuyo intelecto pone entre la espada y la pared hasta la capacidad de almacenaje de la nanotecnología.

Fuentes:

Telegraph

Bob Lefsetz

MySpace is MyQuestion

Es mi actitud mostrar mayor excepticismo cuanto mayor es el éxito de cualquier empresa. Si el Real Madrid triunfa, más tuerzo mi fé hacia el Atleti, y si se visten Levis, más visto cualquier marca blanca vaquera ¡Con lo fácil que es el autobombo, y evitar las complicaciones!

¿Es MySpace el Real Madrid de la promoción musical? ¿Beneficia a los de siempre, y ayuda poco a los artistas verdaderos? Los compromisos recientemente adquiridos con las cuatro grandes discográficas invitan a pensar que a MySpace le inquieta más complacer a los de siempre que a los artistas emergentes, y sus cifras espectaculares de uso… sólo lo ratifica.

Una empresa que cotice en bolsa – News Corporation, no MySpace – está obligada a publicar resultados optimistas, está condicionada a convertir en optimista hasta la humillación más miserable. 185 millones de usuarios, de los cuales, 1,4m son grupos musicales registrados, y otras tantas cifras indigeribles para cualquier ciudadano de a pié.

Para el fan, el resultado puede ser este email que recibe uno en su bandeja de entrada

Lo que no puedo ofrecer son los hipervínculos asociados a este email.

Pinchando pinchando, se topa uno con perfiles de músicos y usuarios que oscilan entre los 600 y 3,000 amigos. ¡Qué condena! Difícil superar este rango de amigos de no ser que uno sea una súper estrella. Llegada esta crítica, es pertinente recordar que en las redes sociales dependientes del contenido generado por el usuario tardan en manifestar los buenos resultados. Y, ante tanto hinchazón de cifras de uso, uno se pregunta por qué no incrementa el número de amigos, a pesar de ponerse una foto de perfil súper sexy súper guai. Puede ser que Bob tenga razón, o al menos yo se la doy, y que su tecnología esté tan anticuada que el usuario encuentre francamente complicado moverse por el portal, hacer amigos y desenvolverse sin esfuerzos extraordinarios. Y puede ser también que MySpace dejara de ser un sitio diferente, alternativo para músicos, en el momento que fue adquirido por la empresa global de comunicación de la cual nuestro ex Jose María Aznar es consejero.

El caso es que el contenido de la newsletter mostrada en la imagen, me llama poco la atención. Bien es verdad que, más o menos, atina con mis gustos, si es que mis gustos son la música latina y disco – yo me creía mucho más sofisticado -, pero realmente, ¿aporta algo a mi día a día? ¿me incita a desear algo tanto como para desembolsar dinero en canciones, o conciertos? No, no, no, más de lo mismo. Y más me desmoralizo si pincho en la promoción principal de “Secret Show¨, para comprobar que todo el mundo opina lo mismo en el foro del mismo nombre ¨hay que ser cutre para querer conseguir unas visitillas a cualquier precio”.

Toda esta charla, producto de haberme molestado en echar un vistazo por aquello de conocer mejor el mito de MySpace, que normalmente dicha newsletter se desvanece en los múltiples correos quasi-spam que recibo del resto de servicios que quieren recuperar a un usuario cada vez más ajeno a las propuestas de sus remitentes.

Que alguien se acuerde del humilde servidor que sólo quiere ser fan de la música que le gusta, no es tan complicado.

¿Quién manda en la industria musical?

Siguiendo las leyes del mercado, cabría contestar al titular de este post repetidas veces: es el fan, el fan, el fan, el fan y el fan. Pero la evolución de la industria invita a dudar sobre quién tiene el control de la misma, si es el fan, o si éste prefiere ceder el control del timón a otros ya que, decidir y ser responsable de dónde ha de ir el barco, que es siempre una acción más incómoda que rendirse al papel de pasajero. ¨Que me digan qué es lo que hay que escuchar, que tener un criterio propio da demasiada pereza.¨

A modo de metáfora podemos mencionar un fenómeno muy común en el mundo de la moda. ¿Sabe el consumidor de Zara realmente lo que quiere, o prefiere rendirse a las sugerencias de los escaparates de Zara, y de lo que visten los de su alrededor?

Las discográficas saben que la audiencia se rinde a los artistas que ellos producen, porque son irreales, son sueños en las mentes de los fans, reflejo de ilusiones de cualquier ser humano. Warner ejerce éste poder y pone en jaque a last.fm. Warner no quiere hacer uso de la paciencia y esperar a que last.fm evolucione hasta ser una fuente de ingresos rentable, y les exige más. Servicios tan novedosos como last.fm están en fase de experimento, pero una empresa tan tradicional como Warner ni sabe ni quiere entenderlo, sólo quiere su dinero. Nada que ofenda al sentido común.

Pobre fan, se sentirá frustrado al introducir en la radio de last.fm ¨Stairway to Heaven¨de Led Zeppellin y no encontrar nada a cambio. Menudo rompecabezas para la directiva de last.fm: ¿cómo atraer a los fans, si no disponemos del catálogo más deseado?

¿Quién manda pues, en la industria musical? La posición dominante que otorga un gran catálogo musical permite a las grandes discográficas ejercer su poder, saben que se las necesita. Lo que es una verdadera pena, es que lo hagan contra inocentes, creyendo que el intercambio de música p2p, y la piratería, es la fuente de sus desgracias. La música se consigue gratis donde se quiera, ya no es el modelo de negocio, y no hay nada que nos pueda frenar a los fans para conseguir la música que queremos. Ser propietario de la música que escuchas, es un diferencial completamente irrelevante.

Semana pues de toque de autoridad de una de las grandes, Warner Music, que demostrando que poco negocio se puede hacer sin ellas ya que con ausencia de su catálogo, el fan se largará. Una pena que esa autoridad se vea ensuciada por la sinvergüenza de demandar a Pablo Soto, creador de software p2p

Rockola.fm, radio por internet sabor a Gramola

Rockola.fm

Cuando el término “radio por internet” es mencionado, es habitual remitirse a Pandora, o last.fm. Éstos han sido sin duda las referencias en la transición de la radio analógica a digital, distribuida por internet. De nuevo, un desagradecimiento a las discográficas y sociedades gestoras de derechos de autor, en este caso, la RIAA; Pandora tuvo que dejar de ofrecer sus servicios en Europa, por imposición de estos consabidos enemigos de los fans.

Por tanto, en Europa, la radio por internet que más a triunfado han sido las estaciones tradicionales, desde sus portales de internet, y last.fm. De lo primero, poco tenemos que comentar. Es un copia pega del medio tradicional: ofrecer el programa de radio tal y como se retransmite por radio tradicional, con la suscripción de iTunes como servicio innovador. Corta vida le damos a esto, pues los copia pega de un formato a otro (radio analógica a internet en este caso) ha probado ser una solución con vida cortoplacista en la mayoría de los intentos.

Last.fm aportó algo nuevo a nuestras vidas. Podemos escuchar radios de nuestros amigos, o de artistas similares a cualquier referencia, generadas por un programa que es capaz de gestionar los datos de nuestros amigos en last.fm, así como de los artistas, y recomendar música en base a este criterio. Sin embargo, la solución de last.fm es un servicio más, nuevo, pero incapaz de responder a las altas expectativas que en nosotros han generado míticos programas de radio. Y es que esos mitos venían dados por una o varias personas, que se encargaban de descubrir y seleccionar música, e inyectarlas a las ondas con un ritmo digno de su experiencia y habilidad de sorprender. La tecnología jamás podrá reemplazar eso.

Rockola.fm nace tras la experiencia de Joaquín Guzmán a lo largo de toda una vida amando la música, y un periodo muy largo de retransmisión del mítico programa de radiofórmula La Gramola, así como el trabajo del equipo responsable de poner la tecnología en marcha. El resultado es un servicio de radiofórmula muy completo, con emisoras predeterminadas por todo tipo de estilos y fechas, así como una ruedita muy simpática que genera una emisora de acuerdo con tu estado de ánimo.

Al escucharla, la experiencia es tan buena como el criterio del Sr. Guzmán. Apenas puedes desechar canciones, y el catálogo está construido con ese corazoncito español que tenemos dentro, porque no es lo mismo escuchar una radio en la que figuren canciones que han marcado época en el país, que radios en las que ese corazoncito depende puramente de la tecnología.

Ahora sólo cabe ver cómo Rockola integra otros servicios que last.fm ya ofrece: acceder a la biografía de los artistas (ésta la utilizo muchísimo para descubrir música), el número de fans o conciertos venideros, y lidiar el desafío que tiene gestionar un catálogo musical legendario mezclado con nuevas promesas.

Antes de concluir el post, tengo dos preguntas para rockola:

– ¿está previsto incluir absolutamente todo tipo de estilos musicales?

– ¿cabe esperar la promoción de artistas emergentes? ¿cómo, se mezclará su música en la selección de Rockola? Me consta que ya ha habido peticiones.

Larga vida a Rockola.fm

Nota: Rockola.fm está en fase de beta privada (a mí me quedan dos invitaciones, para quien antes las pida).

Blog de Rockola.fm aquí: http://rockolafm.blogspot.com/

Hobnox, la revolución del portal cultural

Si hacemos un recorrido por la evolución tecnológica de los medios de comunicación, es fácil reparar en el hecho de que, a nueva tecnología, nuevos formatos, y nuevas formas de comunicarse. Lo difícil es caer en esta cuenta cuando se es parte del cambio y no se dispone de perspectiva para analizar lo transcurrido.

De internet aprendimos que el el coste del formato podía ser mucho más barato gracias a la distribución digital, y que los equipos editoriales no serían nunca más unidireccionados. Tendrán que habilitar comentarios y escuchar las respuestas de sus lectores, Youtubidentes, podcasteroyentes, o los queseyooyentes – nuevo desafío para la RAE -, aceptar críticas, y construir en base a ellas. Algunos, como los fundadores de Youtube construyeron los los cimientos de uno de los 5 portales más visitados actualmente con el fin de compartir vídeos de una fiesta entre amigos. Otros, como Steve Jobs de Apple, ejercen la prueba y error, impulsados por el ejercicio agotador de adivinar el futuro, y marcan tendencias con buenos productos, y echando mano del marketing más emocional.

Los creadores del portal de internet cultural urbano Hobnox, apuestan por reinventar internet como nuevo medio. En esta “revista” cultural, el contenido está seleccionado minuciosamente – los componentes sociales, aparte por favor -, y el formato está estructurado en canales de TV, en donde se pueden ver reportajes, conciertos, entrevistas, cortos y documentales. Todos ellos algo fríos, o será que la cultura urbana va de cool, pero seleccionado entre selecciones, y producido por artistas vanguardistas.

Hace mérito a los orígenes del equipo creador, con larga experiencia en compañías que antaño lideraron esta cultura urbana como MTV, grupos mediáticos alemanes y americanos, y artistas de vanguardia. Además de entender internet como medio, lo dan forma, buena prueba son las herramientas web que ponen a disposición de artistas, las Noxtools, para realizar mezclas de audio DJ audio, y para retransmitir tu programa cultural sin moverte desde casa. Y por supuesto, puedes formar parte de Hobnox, subir tus cortos, tus mezclas, fotos, o simplemente participar en la comunidad y nutrirte de la selección que más te guste.

Personalmente, he descubierto en su canal SLY FI al grupo de jazz The Cinematic Orchestra, que me ha supuesto un viaje por la música bastante flipante, como hacía tiempo que no escuchaba, porque antes de internet, me era más difícil acercarme a un género tan experimental y lleno de vitalidad. Pocos programas de radio o TV otorgaban tiempo a un arte con audiencias tan reducidas. Pero veo que tengo mucho que ver en Hobnox, incluyendo sesiones guapas de DJ, o grupos de Indie, de los de verdad.

Enchufarte a ver uno de sus canales es una verdadera pasada, sobretodo si consigues no acordarte de tu sofá mientras resistes en la incómoda silla del ordenador

Nota: De momento, Hobnox permanece en Beta cerrada, yo estoy en la cola.

Microcréditos para músicos, y los 1000 real fans

Calabash TuneYourWorld

Mostrarme imparcial ante este descubrimiento me resulta imposible. Explorar la música de todos los rincones del mundo es una afición que me briva. A lo largo de mi vida, me he adentrado repetidas veces en pequeñas tiendas de discos, fijándome en las carcasas de CDs más empolvadas, en busca de música que era imposible conocer si no fuera de esta manera. La norma es que ese tipo de música, de artistas a veces hasta ancianos, que no han visto un estudio de música en la vida, que no saben lo que es grabar, el omnipoder que concede la edición de un disco, que no entienden de sobreactuar y sí de rendirse a sus instrumentos, música de la calle, proveniente de culturas populares. Lo que creo que entiende la humanidad como música, y no esos quinceañeros que, sólo por su corta vida, no llegan ni a la suela del zapato de lo que es un músico de trayectoria lonjeva. Por desgracia, creo, en occidente nos invade en la cultura de occidente. La sociedad del consumo, el consumo de la gilipollez.

Si Putumayo nos acercó un poco a esta diversidad cultural, colocando sus CDs en las estanterías de las tiendas Natura, Starbucks, o simplemente El Corte Inglés, Calabash y TuneYourWorld nos presenta una distribución y producción mucho más desarrollada, fundada bajo el concepto de los 1000 real fans y el microcrédito para músicos.

He hablado anteriormente de la versión española, holandesa, y americanas de este concepto. Apadrinaunartista, Sellaband, y SlicethePie respectivamente. Todas son iniciativas de financiar la producción de un disco con el dinero de los fans. Todas occidentales, están orientadas a vender, vender lo que siempre se ha vendido: mp3.

TuneYourWorld no distrae al fan con conceptos confusos acerca del funcionamiento de su web. Explican cómo un artista podría ganarse la vida con unos ingresos de 100,000$ dólares al año: 1000 real fans pagando 100$ al año ¿Qué es un real fan? El que está dispuesto a disfrutar de su hobby por una suma de dinero al año coherente, 100$, equivalente a unos pantalones de marca. Queda por comprobar qué impacto tiene en esta definición la proximidad geográfica del grupo con sus fans, pero lo que es evidente, es que gracias a plataformas como TuneYourWorld y las múltiples soluciones Web 2.0 como blogs, Youtubes y etcéteras, mantener una relación con tus grupos favoritos, es ya posible. No sólo eso, es el futuro en una industria en la que tradicionalmente han sido los distribuidores los que mayor tajada han sacado a este negocio.

Los intermediarios innecesarios ya no hacen falta gracias a la distribución digital y la conexión directa entre artistas y fans.

Comprobemos ahora quién es fan de verdad, y si los artistas verdaderos deveras tendrán más fans verdaderos. Como aficionado a la música de minorías, me manifiesto positivamente ante esta hipótesis, ya que la expectativa fundada en los fans alrededor de estrellas mediáticas es frágil como la carrera de los músicos que se aventuran por estos caminos, menos la de unos pocos elegidos, que generalmente rebosan de otras cualidades más cercanas a la política que al arte, para agarrarse a la cima.

TuneYourWorld es una iniciativa de Calabash, la mayor tienda online de músicas del mundo. Me resulta impreciso este término ya que quiere dar a entender que existe la música de occidente, y las del resto del mundo. Sin embargo, se ha convertido en una herramienta de marketing tremendamente eficiente para la importación de todo lo que no sea de occidente. Lo étnico, es lo que tiene. Hacer gala del término de moda microcréditos, es también tremendamente acertado en una web 2.o plagado de justifiaciones de ingresos a través de publicidad, como gancho (poco) atractivo para el usuario.

TukuMusic Musico africano

(Foto de Yelmaya)
—————-
Cuando escribía esto, escuchaba: Ali Hassan Kuban – Tamin Qalbak Ya Habibi
via FoxyTunes

AcoruñaSon 08

Acoruñason 08

Santiago Auserón se ha encargado de realizar la selección de finalistas del concurso de canción gallega AcoruñaSon 08, organizado por la Conejalía  de Cultura de la Diputación de Coruña, con el patrocinio de Radio Galega, Gadisa e Ámbito Cultural de El Corte Inglés. Me he informado a través de la nueva sección de música de ElPais.com, en este artículo, desgraciadamente una vez ya seleccionados los finalistas.

Gozar del criterio musical de Juan Perro es un auténtico lujo para la música gallega que dudo que la tecnología de la que hablamos en esDiferente pueda sustituir algún día. Los proyectos emergentes en internet a menudo se ven arrastrados por la necesidad de atraer tráfico o, lo que es lo mismo, a la mayoría de las masas, cuidando poco, como siempre ha sucedido, la calidad de la música a base de un buen criterio.

Me ha sorprendido que la selección de AcoruñaSon 08 no se haya realizado en myspace o youtube como lo ha hecho el rimbombante Eurovision 08, imagino que porque las interfaces de estos portales no tienen interfaz gallego, el idioma oficial del concurso, y otro desafío para las lenguas minoritarias. La página web permite sindicar los mp3 de los concursantes en cualquier blog, votar y comentar sobre los temas, es decir, todos los mecanismos necesarios para fomentar la participación.

La Concejalía financiará la producción del LP del ganador del concurso. Fondos públicos, como los que financian La Fira de Música al Carrer de Vila-Seca. Y es que, incluso en los tiempos que corren, las nuevas herramientas de promoción de artistas todavía no generan los ingresos necesarios para apoyar proyectos minoritarios. ¿Podrá internet contribuir a que sean algo menos minoritarios?

Podcast de la entrevista a Santiago Auserón acerca del proyecto, aquí. Como yo, es soñador, y confia que con internet y concursos como este, habrá lugar a la música sin ego.