Archivo de la categoría: Educación musical

Icanplayit.com, aprendender a tocar un instrumento por internet

Clase de piano

(Foto de OudeSchool)

Es curioso que el post más visitado de este blog sea el titulado ¨Quiero aprender a tocar el saxo¨, bastante alejado a la temática de este blog, pues en él relato mi visión sobre el aprendizaje musical occidental, sacando a relucir la incoherencia de quere aprender a tocar un instrumento sin aprender a tocar música en la mente, de antemano. Creo que también es el post más comentado. El post más polémico.

Parece que hay mucho público en internet que busca la respuesta a sus inquietudes de aprender un instrumento musical en internet. Sin embargo, no puedo dar opinión sobre ellas, porque soy autodidacta con mi saxofón – y a menudo me cuestiono si elegí el camino correcto, porque a tenor de las horas que le echo, no consigo dar el salto a la fama 🙂 – desde el momento que acabé harto de las clases de jazz y música clásica, porque no me ayudaban a tocar lo que yo quería.

Icanplayit.com es un portal en el que puedes recibir clases de profesionales, online, de bajo, guitarra clásica, guitarra rock, piano y clarinete. Puedes abonar una tarifa por el curso de 29,99 libras esterlinas, o una suscripción por 9,99. El portal parece serio, y da muy buena impresión, pero no puedo juzgar a los profesores.

La gente de Icanplayit.com debe estar tirándose de los pelos porque www.Justinguitar.com ofrece clases de guitarra gratis, desde su site, o su canal de youtube. Enrique Dans escribió sobre este profesor de vocación tan altruista al ser denunciado por la RIAA (versión americana de la SGAE), y hacer uso de temas con copyright en sus clases de Youtube. Un escándalo moral y digital. Por fortuna para todos, parece que Justin está de vuelta en Youtube, y ejerce su vocación de profesor digital con normalidad.

Además, encontraréis clases de música por internet, en directo, en Yahoo Live, como hace Dolphin Street. En Behind the Notes tenéis opiniones de músicos que cuentan lo que ellos ven tras las notas que tocan, y también existen las herramientas de jam para artistas, en las que te puedes conectar con otros músicos y realizar una jam o ensayo en directo – tampoco lo he llegado a probar -.

Actualización: para aprender el piano, este blog Lo mejor del Mundo: la música

Veo veo pirateo

(Foto de Drakhart)

Barco pirata

Hoy he pasado por la triste experiencia de desear un LP con locura, y no poder comprármelo en ningún sitio web. Se trataba de Las Damas Primero de Javier Ruibal, escuchado en la emisora de last.fm de Tuco Requena, que por cierto, me ha encantado.

Conforme la he escuchado, he pinchado con el corazón en un puño rogando poder encontrar una selección razonable de servicios en donde poder descargármelo rápidamente. La manera más cómoda de llevar esta tarea aparentemente simple hasta su fin, consistía en enlaces desde las páginas de Javier Ruibal de MySpace, Last.fm, o iLike, que redireccionaban a muestras de CDs de Amazon de precios que no apetecían mucho a las doce de la noche. Javier Ruibal es una joya, sigo adelante y… para realizar mi pedido, me encuentro con que me tengo que autenticar con unos credenciales de los que ni me acuerdo, ni me apetece introducir en este momento acompañado de la música de Ruibal. Luego, introduce tu tarjeta de crédito y un largo etcétera… Busco el álbum en Imeem, pero me avisan de que sólo prestan sus servicios en EEUU. Mierda.

Total: sí, existen muchos sitios para bucear por música en internet, ¿ y sitios para realizar una compra cómoda, o incluso apetecible? Pues no, no puedes completar la operación de comprar música cómodamente. Lo mejor que tenemos es la tienda de iTunes, un clavo a 0,99€ por canción, para escuchar en un iPod que me ha petado ya dos veces, y que cuesta un riñón. Vaya oportunismo el de Apple. Visto el panorama de ineptos, como las discográficas, quienes no dejan de lamentarse de su caída en ventas sin hacer nada al respecto sino condenar, multar y encarcelar a quienes están deseosos de escuchar a sus ídolos, Apple se permite el lujo de vender en el formato iTunes, auténticamente esclavo y poco apto para compartir lo que me gusta con mis amigos. Encima es caro dadas las condiciones que ofrecen (escucharlo en tu ipod que te ha petado ya dos veces, y costado la broma 500€) .

Si escribiera hoy la carta a su majestad los Reyes Magos, les diría:

queridos Reyes Magos, como he sido muy bueno, y realmente lo que más disfruto es la música, me gustaría pedirles una suscripción de 1 año a un portal de música en el que me lo pueda pasar pipa sin que me atraquen. Quiero navegar por él, de artista en artista y usuario en usuario, ver cuñas de sus conciertos, entrevistas, blogs, fotos, que me recomienden mis amigos, poder comprar canciones a un precio asequible, LPs también. El precio de las canciones, que sea el justo para que en su lugar me de pereza irme a una red p2p a descargarme sus mp3 de manera ilegal. Es que verán sus majestades, un mp3 está bien, me permite escuchar lo que quiero, pero me gusta también ver la portada de un álbum, las historias detrás del mismo, conocer los músicos que han contribuido en esos temazos, y también otros trabajos que han hecho con otros artistas. Es que hasta ahora, he pedido siempre música a los reyes de mi madrina y pobre, a veces acierta, pero en otras ocasiones le lía el dependiente de El Corte Inglés, que realmente entiende de gimnasios y está currando vendiendo discos porque le enchufó su primo y necesita reunir unos euros para comprarse la máquina de correr.

Me gustaría también poder tener una fonoteca virtual, mía, en la que yo me ordene las canciones para fiestas, o pueda hacer una selección y regalársela a mis colegas ¡Ah! y que se enrollen con descuentos si yo me enrollo y recomiendo los artistas que me molan, o sea, les promociono. Tengo muchos amigos a los que tradicionalmente corrompo con la piratería (no me traigáis carbón por ello): les grabo CDs, y les enseño nuevos artistas, con verdadera malicia.

Con esto, RRMM, me despido. Creo que no me podrán traer este regalo, porque simplemente no existe, la RIAA, SGAE, gobiernos de Francia y Reino Unido son presionados por las discográficas para que extinguir o limitar las iniciativas tecnológicas que nos llevarían hasta él.

A falta de este pan… por lo menos arreglen este mundo, que está fatal, y los debates electorales están para otras cosas.

Artistas que nos cuentan lo que hay Behind the Notes

Logo Behind the notes

La práctica de vender los secretos que se esconden tras las obras musicales es ya conocida. En cada CD que compramos nos cuentan un poco más sobre los músicos, ya sea en formato impreso, juego interactivo, o DVD de una gira.Con la ayuda de mySpacelast.fmNvivo, y un sin fin de portales de internet, el músico tiene ahora muchas más posibilidades de acercarse a sus fans, pero son generalmente sobretodo fans los que nos cuentan cosas. Este es el caso de last.fm y Nvivo y, y en de mySpace, es raro que el artista mantenga un blog comentando sus andanzas.

Es un contenido que escasea, sin embargo muy valorado por los fans. Fotos, vídeos, lo que escuchas, lo que recomiendas, lo sucedido en el estudio, tus sensaciones en un concierto… un artista, debería contar todo lo que sabe. Sus devotos somos muy coriosones. El blog Compás Abierto de Carlos Chaouen es muy buen ejemplo de ello, y ya cuenta con numerosos fieles a juzgar por el número de comentarios.

También he topado con el blog Zawinul Online, mantenido desde hace tiempo por un fan del famoso teclista, y recientemente fallecido Joe Zawinul. Ahí publicaban acerca de Behind the notes, una idea muy agradecida.

En Behind the notes se publican reportajes de las opiniones de músicos sobre la música, cómo la conciben, trucos para practicar, y reflexiones tras trabajar con muchos artistas. Se trata de los músicos más profesional del panorama musical americano (la iniciativa es, cómo no, de EEUU): David Gilmore, Dominic Miller, Vernon Ride, DJ Logic… y prometen muchos más.

El formato es vídeo y podcast, es escaso porque encuentran muy al principio del proyecto, pero prometen publicar pronto mucho más. Eso sí, están muy currados.

eJamming

Balkan Beat Box

(Imagen de Flykr, de los Balkan Beat Box, con algunos derechos reservados)

Esta semana me ha sobresaltado la polémica relativa que ha levantado el post titulado “Quiero aprender tocar el saxo”. Si quieres ser periodista, crea polémica, captarás mucha más atención. He sido criticado duramente en el foro para saxofonistas Adolphe Sax, lo que me ha gratificado doblemente: ya sé que no haré carrera estudiando magisterio musical, y he descubierto un foro para saxofonistas la mar de interesante.

Esta semana también me ha comentado mi amigo Charly lo de siempre, que si conozco algún portal de internet donde encontrar músicos dispuestos a tocar y formar un grupo, petición muy deseada entre músicos. Charly, existe, aunque es un portal precario lo probé y me llamaron para grabar un disco, además, me reconocieron cuando dije que era el saxofonista de Superagente 86, ¡toma esa! – Charly fue compañero y teclista, junto con Sobornez entre otros. Lo volveremos a ser 😉 – Se llama Solomusicos. Debido a mi residencia en Alemania no pude grabar.

Pero hay mucho más. Se trata de plataformas colaborativas, en las que los músicos pueden tener jamms en directo online, o grabaciones sobre mezclas de otros compañeros. Yo no he tenido oportunidad de probarlas con nadie, pero tengo muchas ganas. Eliot Van Buskirk explica su experiencia y más cosas en este artículo de Wired. Abajo listo los links a estas redes de músicos citados en el artículo, y Oomix, descubierto por Chema Lara.

eJamming: colaboración musical online (a este le tengo ganas)

Indaba: Composición musical online para pro y semi-pro musicians

JamGlue: Un Youtube para colaboración de audio

LightSpeed JamNow: Composición musical online con la participación del público

Mix2r: Colaboración musical para DJs y compositores.

NINJAM: colaboración musical online

Splice: composición musical y remixing

YourSpins: tus propios remix en unos minutos

Oomix: colaboración musical online (Chema, ¿te animas con este?)

Por lo general, en estos portaleslos músicos españoles brillamos por nuestra ausencia, y abundan los americanos, DJs y el gremio de la música electrónica. Pero insisto que no los he probado realmente. La mayoría implican descargar un software para poder llevar a cabo la tarea.

El blog Edumusic también tiene muy buenas referencias, sobre todo de herramientas de internet relacionadas con la educación musical. Muy recomendable, lo sigo con frecuencia.

La sonrisa de Javier

Sonrisa

(Foto de Noodlefish, bajo licencia de Creative Commons)

Llama al tipo de la finca, coordina a los músicos, el de el sonido, ¿has hablado con él? ¡La madre del novio le va a dar algo! Qué rico está el aperitivo… ¿Habrá sorpresas?

Y sí las hubo. En la boda de ayer El Duende nos deleitó con un homenaje a los novios que hizo reir a los más de 250 invitados. Habló del matrimonio en boca de personajes variopintos: José Bono, su majestad El Rey, Eduard Punset… Todo el mundo sonreía.

El novio de la boda, sus hermanos, su amigo Pau, nos iniciamos todos en el saxo, clarinete y flauta de la mano del mismo profesor. Otro homenaje al novio fue traer una banda musical que acostumbra a tocar por El Rastro de Madrid, a ritmo de Dixieland Jazz. Hasta el novio se animó a tocar el clarinete con ellos, a pesar de tenerlo empolvado entre sus trastos, y haber olvidado hacerlo funcionar. En ese momento, hizo acto de presencia nuestro ya difunto profesor, Javier Iturralde. Un profe con vitalidad de niño, pasión de enamorado, y cariño únicamente suyo, capaz de hacer esbozar una sonrisa a cualquiera de sus alumnos.

Y es que aprender música con él, fue un lujo que sólo unos pocos hemos podido disfrutar. Indiferentemente de la preferenca de estilo musical que tuvieras, lo diestro que fueran con el instrumento, su condicion social, o circunstancia particular que pudiera tener un evento, Javier moría por complacer al resto, porque todos sonrieran. Por eso se le quiso tanto, y en eso agotó todas sus energías.

Un artista que siempre subo esbozar de sus compadres una sonrisa. Eso sí que es arte. Te echamos de menos, Javier.

Soportes musicales

Dominical Missal partitura

Leo en esta entrada de wikipedia, que el copyright se inventó por primera vez en la corte de la reina Isabel I, como concesión económica a los compositores de la corte Thomas Tallis y William Byrd. Hablamos del siglo XVII.

La primera transcripción al medio impreso de una canción, fue el Mainz Psalter, en Alemania, en el S XV.

Estos era entonces los medios de los que disponían los clérigos para memorizar música, y más tarde organizarse y cantar misas en conjunto.

En las cortes, disponer de los mejores compositores era un objetivo compartido en Europa. Al compositor en cuestión se le pagaba por crear para el rey, y por tanto, dejar registradas sus obras para la posteridad. Además, al tratarse de obras interpretadas por muchos músicos a la vez, música de cámara, había que coordinar a todos los músicos. La partitura fue el medio utilizado para esta organización.

Aún recuerdo cuando intentaba fotocopiar obras para saxofón, y resultaba que estaban editadas en un tamaño superior al A4, para jorobar y que no quedaran bonitas. Para proteger el copyright.

Los compositores tenían la música en la cabeza, y la registraban en la partitura. Esto es un hecho que se ha olvidado en la enseñanza musical de hoy por hoy. – La música siempre se debe concebir de dentro hacia afuera -. Además, a lo largo de la historia la tecnología ha hecho posible que la partitura evolucione a vinilo, casette, CD, mp3 con DRM (esto no era necesario), mp3 sin DRM, y en formato audiovisual. La distribución de la misma ha pasado de ser física, a virtual o ipsofacto, gracias a internet.

Hoy por hoy, la música fluye por internet. Ya no son necesarias las partituras, aunque sí pueden ayudar para trabajar de manera organizada. Por ejemplo las orquestas, que siempre la necesitarán.

Ya nunca practico el saxo con partituras, a pesar de haberlo hecho, y mucho, en el pasado. Youtube, iTunes, y otros recursos audio o audiovisuales me permiten acceder a cualquier música que deseo escuchar y trabajar. La escucho repetidamente, interiorizo la canción, y listo. Al principio educar el oído es una experiencia no exenta de esfuerzo, pero tras años de práctica, se automatiza, y la recompensa es grande.

Este es un tema que me encuentro ahora practicando, un poco de Dixieland de la mano de Branford Marsalis y Harry Conick Jr.

Quiero aprender a tocar el saxo

Saxo

Hoy, mi amigo Juan Gamba, me escribía un email preguntándome consejos para aprender a tocar el saxo. Me ha sorprendido, no sólo en lo personal, sino porque a mí me parece una idea de locos, aun consciente de ahogar ilusiones diciendo esto.

Como diría Leopoldo, la razón estriba en:

– Un instrumento musical es muy esclavo. Si la disciplina de hacer footing todos los días nos cansa, pues esto no va a ser menos. Todos los días, sí, y los primeros años, sonará como una bocina, es decir, poco gratificante. Echémosle como poco 3 años para que suene a algo (salvo honrosas excepciones)

– La recompensa llega tarde. Se tarda mucho en formar un sonido bonito cuando se trata de un instrumento de viento. Esto no es una guitarra, que a los 14 años de edad, con un acorde en La menor, y otro en Do mayor, era suficiente para ligarte a alguna chiquilla, y que pareciese sonar a una canción de pop decente.

– Un viento es unísono. Unísono quiere decir que estás solo, y que tus meteduras de pata no se pueden disfrazar, como por ejemplo en la guitarra eléctrica. Además, el saxo sin acompañamiento, puede saber como lechuga sin aderezo.

– Un instrumento musical no es más que el ejecutor que la música que llevamos dentro. O, lo que es lo mismo, sólo podremos tocar lo que sabemos cantar. Es decir, que aprender a tocar un instrumento sin saber cantar (ojo, no es obligatorio tener una bonita voz) es como querer escribir sin tener nada que contar.

– Saber cantar lleva tiempo. Puedes aprender esto primero, y luego lanzarte a la aventura de tocar un instrumento.

– La música es un 80% ritmo, y probablemente me quedo corto. El ritmo lo puedes practicar en casa, y también antes de realizar la costosa inversión de comprar el instrumento.

Dicho esto, los consejos para aprender a tocar un instrumento serían:

– Aprende las canciones que más te gusten, las más sencillas. Aprende a cantarlas, grábate y escúchate. Primero con su acompañamiento, y luego tú solo (con esto comprobarás que efectivamente eres capaz de llevar el ritmo)

– Usa el intermitente como metrónomo cuando estés en un atasco. Trata de dar palmas a la vez que él, y luego a la contra, luego tríos, luego cuatros, etc.

– No está de más que mientras tanto, vayas aprendiendo la técnica del instrumento, pues estarás avanzando en algo muy costoso. Pero nunca toques sin saber cantar ni llevar el ritmo!

– Clases de harmonía de jazz funcionan, te ayudan a aprender lo esencial de todo lo que no es ritmo: modos, escalas, y harmonía. En resumen, tensión y distensión, que, como en los relatos, es en lo que consiste la música.

– Escucha TODO tipo de música. Toda ella está relacionada, pero esto lo dejo para un futuro post…