MySpace is MyQuestion

Es mi actitud mostrar mayor excepticismo cuanto mayor es el éxito de cualquier empresa. Si el Real Madrid triunfa, más tuerzo mi fé hacia el Atleti, y si se visten Levis, más visto cualquier marca blanca vaquera ¡Con lo fácil que es el autobombo, y evitar las complicaciones!

¿Es MySpace el Real Madrid de la promoción musical? ¿Beneficia a los de siempre, y ayuda poco a los artistas verdaderos? Los compromisos recientemente adquiridos con las cuatro grandes discográficas invitan a pensar que a MySpace le inquieta más complacer a los de siempre que a los artistas emergentes, y sus cifras espectaculares de uso… sólo lo ratifica.

Una empresa que cotice en bolsa – News Corporation, no MySpace – está obligada a publicar resultados optimistas, está condicionada a convertir en optimista hasta la humillación más miserable. 185 millones de usuarios, de los cuales, 1,4m son grupos musicales registrados, y otras tantas cifras indigeribles para cualquier ciudadano de a pié.

Para el fan, el resultado puede ser este email que recibe uno en su bandeja de entrada

Lo que no puedo ofrecer son los hipervínculos asociados a este email.

Pinchando pinchando, se topa uno con perfiles de músicos y usuarios que oscilan entre los 600 y 3,000 amigos. ¡Qué condena! Difícil superar este rango de amigos de no ser que uno sea una súper estrella. Llegada esta crítica, es pertinente recordar que en las redes sociales dependientes del contenido generado por el usuario tardan en manifestar los buenos resultados. Y, ante tanto hinchazón de cifras de uso, uno se pregunta por qué no incrementa el número de amigos, a pesar de ponerse una foto de perfil súper sexy súper guai. Puede ser que Bob tenga razón, o al menos yo se la doy, y que su tecnología esté tan anticuada que el usuario encuentre francamente complicado moverse por el portal, hacer amigos y desenvolverse sin esfuerzos extraordinarios. Y puede ser también que MySpace dejara de ser un sitio diferente, alternativo para músicos, en el momento que fue adquirido por la empresa global de comunicación de la cual nuestro ex Jose María Aznar es consejero.

El caso es que el contenido de la newsletter mostrada en la imagen, me llama poco la atención. Bien es verdad que, más o menos, atina con mis gustos, si es que mis gustos son la música latina y disco – yo me creía mucho más sofisticado -, pero realmente, ¿aporta algo a mi día a día? ¿me incita a desear algo tanto como para desembolsar dinero en canciones, o conciertos? No, no, no, más de lo mismo. Y más me desmoralizo si pincho en la promoción principal de “Secret Show¨, para comprobar que todo el mundo opina lo mismo en el foro del mismo nombre ¨hay que ser cutre para querer conseguir unas visitillas a cualquier precio”.

Toda esta charla, producto de haberme molestado en echar un vistazo por aquello de conocer mejor el mito de MySpace, que normalmente dicha newsletter se desvanece en los múltiples correos quasi-spam que recibo del resto de servicios que quieren recuperar a un usuario cada vez más ajeno a las propuestas de sus remitentes.

Que alguien se acuerde del humilde servidor que sólo quiere ser fan de la música que le gusta, no es tan complicado.

Anuncios

3 Respuestas a “MySpace is MyQuestion

  1. Interesante reflexión que vengo haciéndome desde hace tiempo.

    Mi conclusión es que en Myspace existen dos caminos muy diferenciados: el de la gente normal, músicos, etc. y el de la dirección. Yo por lo menos no me siento nada identificado con sus newsletter que ni siquiera leo, ni con los secret shows, ni con toda esa autopromoción para captar anunciantes y seguir haciendo cada vez más y más caja. Me encuentro algo más identificado con ese usuario que, sin poder dedicarle demasiado tiempo en su día a día, investiga y encuentra música que le gusta, y quizá pueda no retener por el exceso de oferta, pero ahí está nuestro trabajo (un myspace agradable, las canciones, información actualizada, etc.) Corregidme si conocéis el caso contrario, pero no sé de nadie que vendiera ni siquiera una sola canción.

    Hay que estar porque hay volumen y se supone que tienes visibilidad pero, igual que cuando me di de alta, le encuentro algo de provecho como escaparate, no como tienda o redirección a una tienda.

    Myspace no ayuda a los músicos emergentes, se ayuda a sí misma. Es hasta cierto punto comprensible, es un negocio.

  2. Completamente de acuerdo.

    Abrazos.

  3. Admito que me tienes enganchado. Un fuerte abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s