Nokia comes with music, Apple ejerce su poderío, y el artista camina en pelotas

Artista al desnudo

(Foto de RedMonkeyVirus)

Comencé este blog para analizar las oportunidades que paso a paso internet iba ofreciendo a esos artistas que nunca logran captar la atención de las grandes discográficas, y disponer de esa inversión inicial imprescindible para dar a conocer su obra, para gozar de cierta estabilidad económica y trabajar en paz.

El poder de la industria musical, siempre en mano de quienes manejan las grandes sumas de dinero, las discográficas y sus cómplices gestores de derechos de autor, han dado a conocer este cambio a la sociedad como piratería y canon digital, creando un enemigo común virtual contra todo consumidor que tiene un pedacito de sensibilidad. Así, la sociedad puede encontrar una explicación fácil a tanta crisis.

El cambio ya está aquí. Apple hace uso de una situación privilegiada  que le ha otorgado la ideación e implementación del iPod, iTunes store, y unos ordenadores Apple cuyo concepto evoluciona al de una consola de entretenimiento, donde disfrutar de la música es posible, y hasta un placer – lo ratifico tras mi compra reciente de un iMac -, frente a la pobre experiencia musical que se aprecia en un Windows PC. Apple ha anunciado ya su plan de vender iPods y iPhones incluyendo la suscripción ilimitada a su catálogo musical, por un suplemento de 10$ a 100$ por aparato.

Nokia anuncia el lanzamiento de Commes with Music, a partir de mitad de año. El mismo planteamiento que Apple: por la compra de un Nokia Commes with Music, el cliente podrá disponer de una amplio catálogo musical además de su teléfono móvil.

El DRM no formará parte de estos nuevos servicios. Se admite la derrota, las discográficas estaban equivocadas, y por fin entienden que pagar 17€ por un CD con 12 canciones, es cosa del siglo pasado. El patrón que se repite: es el soporte lo que ha revolucionado esta industria, primero con vinilos, luego con la radio, casettes, CDs… y ahora teléfonos móviles y iPods.

Las sociedades de gestión de derechos de autores sólo acatan las órdenes de sus dueños, las discográficas (que no autores), y nisiquiera se manifiestan al respecto.

Y los de siempre, esos autores que luchan y luchan por una vida digna, continua su camino en pelotas. Ni la SGAE ha hecho uso de este tiempo de transición para encontrarles una buena solución, ni las discográficas se acordarán de ellos, porque la dinámica de esta industria que ahora se disfrutará a través de nuevos gadgets, se basará en los principios de siempre: el que se compre un Nokia Comes with Music, querrá a Robbie Williams en su móvil, y no a un artista que no conoce ni dios.

Me llamen iluso si quieren, pero confío en una máxima de la historia: a nueva tecnología, nuevos mercados. Discográficas pequeñas o alternativas,  y artistas normales – que hacen su música, y no la que le dictan – deberán coordinar sus esfuerzos, y utilizar en sintonía las herramientas de conexión de artistas y fans que constantemente comentamos en este blog. Porque claro, si la SGAE, RIAA, y otros cuenta cuentos, no quieren hacer sus deberes, tendrán que ser los de siempre, los hambrientos que sienten verdadera necesidad, los que encuentren la solución.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s